Si no estás familiarizado con el concepto de préstamo pignoraticio puede que sea porque es un producto financiero usado principalmente por clientes de la banca privada, que cuentan con cantidades de patrimonio importantes. A continuación, podrás encontrar más información para entender en qué consiste un préstamo pignoraticio.

¿Qué es un préstamo pignoraticio?

Pignorar es ‘dar o dejar algo en prenda’. Por tanto, en un préstamo pignoraticio se entrega un dinero a cambio de algún bien aportado como garantía: coche, joyas, acciones… Cuando se ha abonado la totalidad de la deuda, el beneficiario del préstamo puede recuperar el bien que había dejado en prenda.

¿Cuál es el cliente tipo de un préstamo pignoraticio?

Suelen ser clientes con un patrimonio importante, que ofrecen como garantía unas acciones, depósitos o valores muy bien posicionados. Si se trata de un coche, joyas o cualquier otro tipo de bien similar, el beneficiario del préstamo no podrá disfrutar de el mismo mientras no satisfagas el importe de la deuda que has contraído. Sin embargo, si lo que aporta son productos financieros -tales como acciones cotizadas en bolsa- el beneficiario puede seguir percibiendo  los dividendos que se generen.

Condiciones de los préstamos pignoraticios

No son un producto ofertado por todos los bancos y estos no suelen ofrecer unas condiciones preestablecidas, sino que se estudia cada caso de forma independiente. Todo dependerá del cliente y de los bienes que desee pignorar.

Hay que tener en cuenta que el préstamo pignoraticio suele ofrecer unas condiciones más favorables que un crédito obtenido con un aval. ¿Por qué? Habitualmente los bienes que se pignoran suelen ser de mucho valor y calidad, y esto permite acceder al crédito pagando unos intereses razonablemente bajos.

No obstante, debes tener muy claro que, durante todo el tiempo que seas deudor del préstamo, no podrás utilizar ese bien. Por ejemplo, si entregas tu coche, deberás asegurarte de que no lo vas a necesitar. En caso de que quisieras venderlo, el dinero obtenido podrías destinarlo solo a la amortización. Si no pagas, perderás el vehículo -o las joyas o cualquier otro artículo-, y pasará a ser objeto de subasta pública.

¿En qué consiste la pignoración de rentas del alquiler?

Hemos visto que existe la posibilidad de pignorar bienes -como puede ser un inmueble, un vehículo…- o productos financieros -acciones cotizadas en bolsa, deuda soberana…-. Otra posibilidad, aunque no tan conocida, es pignorar las rentas del alquiler. Esto supone que los propietarios de inmuebles alquilados pueden pignorar las rentas futuras de sus bienes raíces arrendados para obtener liquidez de forma inmediata.

Esta operación se conoce como factoring inmobiliario, y consiste en adelantar el cobro de las rentas de un inmueble alquilado a cambio de una comisión.

Nueva llamada a la acción

Ana Calzada

Ana Calzada

Periodista, consultora y formadora

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.