No es extraño que en el primer mes del año se produzca un aumento significativo de la financiación de compras. Según un estudio elaborado por Worten, la conocida cadena especializada en la venta de equipos electrónicos y electrodomésticos, un 50% de las personas que compraron productos de más de 1.000 euros durante el mes de enero recurrieron a la financiación a plazos.

¿Cuándo y por qué se emplea más esta fórmula?

Sobre todo tras épocas de excesos en las que no se dispone del suficiente dinero efectivo para hacer frente a compras de mucho importe. Es el caso de las conocidas como cuestas de “enero” y “septiembre”, que se producen después del verano y las navidades respectivamente.

El motivo determinante es el precio del artículo ya que, cuanto más caro es su precio, mayor es la necesidad de financiarlo. También hay que tener en cuenta la urgencia y la necesidad de adquirir este tipo de productos: si bien hay compras que se pueden aplazar hasta que la disposición de efectivo sea mayor, a veces pueden surgir imprevistos -como una nevera o una lavadora que se estropea- que hacen ineludible el gasto.

¿Cuál es el perfil de la persona que utiliza la financiación de compras?

Según un estudio llevado a cabo en sus 60 tiendas, los clientes más propensos a esta práctica son los hombres. En concreto, el 64,6% de sus clientes masculinos, llegando a superar hasta en un 29,2% a las mujeres -cuya cifra total se queda en el 35,4%-. La inmensa mayoría (82%) son trabajadores por cuenta ajena y el rango de edad predominante (55,5%) está entre los 31 y los 50 años.

¿Qué tipo de compras realizan?

La televisión resulta ser el electrodoméstico preferido por un 23% de los compradores, junto con vídeos y equipos de sonido. Un 16% se decanta por equipos informáticos. Por otra parte, el 19% de las adquisiciones pertenecen a móviles, siendo el iPhone el producto estrella, ya que es la elección de un 60% de los compradores de ‘smartphones’.

Fintech: una solución para la financiación de este tipo de compras

Dado que se trata de cantidades relativamente pequeñas, un recurso habitual para la financiación de este tipo de compras es recurrir a empresas fintech. Este tipo de start-ups están especializadas en diferentes ramas de las finanzas como la la transacción de divisas, la financiación alternativa, los medio de pagos o las criptomonedas.

También hay empresas emergentes que se han especializado en la financiación de compras y la concesión de créditos. El conocido como ‘factroing inmobiliario’, por ejemplo, permite a los propietarios de inmuebles arrendados obtener capital de manera instantánea apalancándose en las rentas del alquiler de su vivienda.

 

 

Nueva llamada a la acción

Ana Calzada

Ana Calzada

Periodista, consultora y formadora

Escribe un comentario