En los últimos tiempos se producido un incremento significativo de los préstamos online. Los delincuentes no han dejado escapar esta oportunidad, y los préstamos falsos por internet se han convertido en una estafa habitual. Estos falsos prestamistas aprovechan la necesidad de sus víctimas y el anonimato que les proporciona la red para ofrecer  grandes cantidades de dinero con unos intereses mínimos de manera fraudulenta

Esto produce dos efectos principales. Por un lado, el desprestigio de las empresas que ofrecen préstamos online personales de forma lícita y, por otro, el perjuicio económico para aquellos que han solicitado el préstamo falso.En este artículo te damos algunas claves para diferenciar entre un préstamo lícito y uno fraudulento

Préstamo falso: ¿Cómo detectarlo?

El auge de las redes sociales ha ayudado a los falsos prestamistas a captar víctimas. Las denuncias de ofertas de préstamos falsos se han incrementado notablemente en plataformas como WhatsApp, Milanuncios o Facebook. En ellas aparecen mensajes de empresas, normalmente extranjeras, con un nombre poco reconocible.

Después de encandilar al cliente con su mensaje directo y sus condiciones utópicas , suelen requerir un ingreso de un importe variable para que se formalice el contrato. El resumen es que, tras realizar este abono, la víctima no recibe el préstamo acordado. Si ves algún anuncio de este estilo, ten en cuenta que ninguna entidad seria se anuncia de esta forma, y que estos mensajes no son de fiar.

Cómo identificar a un falso prestamista

Hay varias maneras de comprobar si la entidad que te está ofreciendo un crédito es fraudulenta:

  • Los falsos prestamistas no aparecen en comparadores, a diferencia de las empresas legales, que se anuncian en redes de afiliados para promover sus servicios, ya que saben que sus métodos son totalmente legales.
  • Comprobar si la URL de su página web es segura. Si esta empieza por ‘’https’’ significa que es un sitio web fiable. Pero cuidado si no aparece la última ‘’s’’, si esta solo es ‘’http’’. En ese caso empieza a sospechar, ya que las entidades legales deben cumplir con las normas de seguridad para que los datos de sus usuarios se encuentren codificados. Además, en la URL tiene que aparecer un candado, que es indicativo de que tiene el certificado SSL que verifica que es un lugar web seguro.
  • Comprobar si los botones y enlaces de la web funcionan correctamente. Si no es así, podría ser señal de que la web se ha clonado y, por tanto, no es de fiar.
  • Comprueba los comentarios de los clientes. Es una buena forma de ver si, efectivamente, el servicio que ofrecen es legal y cual ha sido la experiencia de otros usuarios.
  • Ojo si te piden el dinero por adelantado, es un claro signo de que esa entidad es fraudulenta. Los ciberdelincuentes aprovechan tanto la desesperación como la inexperiencia del usuario para pedir un pago por adelantado, la mayoría de las veces a través de Western Union. Si es así, desconfía.
  • Comprobar las páginas de Aviso Legal y Condiciones del sitio web, así como las organizaciones del consumidor. Revisar que todas las actualizaciones de normativas de seguridad y cookies se hay implantado, es señal de que la página es fiable.

En caso de que no se resuelvan tus dudas, contactar con organizaciones del consumidor puede ser de ayuda. Algunas como Ocu o Facua te proporcionarán la seguridad que necesitas para confiar en una entidad de préstamos por internet.

Consejos si te encuentras con falsos prestamistas por internet

Si por desgracia has sido víctima de un préstamo falso, de igual forma debes contactar con la Policía Nacional y reportar esa página a la OSI (Oficina de Seguridad del Internauta). También debes ponerte en contacto con tu banco para ver si pueden cancelar el cargo y de esta forma recuperar tu dinero.

Como has podido comprobar en este artículo, lo más importante en estos casos es la prevención. Si desconfías lo más mínimo de una entidad que te ofrece un crédito con unas condiciones demasiado buenas, desconfía e investiga y, en caso de duda, no lo aceptes.,

 

Nueva llamada a la acción

Ana Calzada

Ana Calzada

Periodista, consultora y formadora

Escribe un comentario