Cuando tienes un inmueble alquilado, existe cierta tendencia a pensar que, llegado el día del fin de contrato del alquiler, el inquilino va a abandonarlo sin más y te va a entregar las llaves sin problemas. Sin embargo, a veces está situación ideal no se produce, y es mejor estar prevenido por si sucede alguna incidencia.

Duración de los contratos de alquiler

Según el artículo 9 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, cuando se trata de contratos celebrados entre el 6 de junio de 2013 y el 5 de marzo de 2019 referentes al alquiler de viviendas, el inquilino tendrá derecho a permanecer en la misma hasta tres años, aunque se haya pactado un periodo inferior. Para los contratos celebrados posteriormente, el derecho se amplía hasta los cinco o siete años, dependiendo de si se el arrendador es una personas física o jurídica. En caso de que el inmueble sea un local y no una vivienda, el plazo será el que acuerden previamente las partes.

Consecuencias de no comunicar el fin de contrato del alquiler

Si el arrendador no realiza una comunicación de cese del contrato de arrendamiento, este se irá prorrogando, con distintos plazos dependiendo de la fecha de firma del mismo, o entrará en tácita reconducción, que no se consideraría una prórroga sino un nuevo contrato. Por tanto, la no comunicación de fin de contrato de alquiler en fecha y forma adecuadas puede traer consigo consecuencias no deseadas para el propietario.

Después del cambio de normativa que tuvo lugar en 2019, el arrendador debe comunicar su deseo de finalizar el contrato con al menos cuatro meses de antelación.

Cómo comunicar el fin de contrato del alquiler

Dado que debe quedar constancia de que la otra parte ha sido debidamente notificada, es aconsejable comunicar el cese del contrato de arrendamiento mediante un burofax, telegrama, carta certificada con acuse de recibo o notario.

Es importante asegurarse de que la carta enviada incluye los siguientes datos:

  • Identificación de las partes (arrendador y arrendatario) con nombre, apellido, documento nacional de identidad o equivalente y dirección.
  • Identificación de la vivienda o local alquilado.
  • Motivo por el cuál se quiere rescindir el acuerdo.
  • Fecha de celebración contrato de alquiler.
  • Fecha en la que finaliza el contrato.

En esta fecha de fin de contrato tendrá lugar la entrega de llaves por parte del inquilino y la firma del documento de resolución de contrato. Aquí puedes descargar un ejemplo de Acuerdo de Terminación de Arrendamiento.

Debe haber motivos legales para solicitar el fin del contrato de alquiler

En caso de que sea el arrendador el que quiera finalizar el contrato, su deseo debe estar motivado por la necesidad de ocupar la vivienda o local, el incumplimiento por parte del inquilino de alguna de las condiciones estipuladas (impago, subarriendo, obras no consentidas…) o la finalización del periodo que se firmó. Si se cumplen los plazos de comunicación establecidos por ambas partes y las razones del propietario son las indicadas, el contrato se resolverá y no habrá lugar a indemnizaciones o multas.

Uno de los motivos más habituales que suelen motivar la rescisión del contrato por parte de los propietarios son los impagos de la renta. Para evitarlo, es recomendable comprobar los ingresos y el historial de pago y de deuda del arrendatario antes de seleccionarlo. Si no quieres realizar tú mismo estos trámites, existen compañías que realizan un estudio gratuito de la solvencia del inquilino al solicitar un adelanto de la renta.

¿A partir de qué fecha puedo resolver el contrato de alquiler?

Dependerá de cuándo se haya celebrado el contrato de arrendamiento, ya que en los últimos años ha habido algunos cambios sensibles en la legislación que afectan de lleno a la duración mínima de los alquileres. En la siguiente tabla, elaborada a partir de datos del blog de Melián Abogados, podrás ver el periodo mínimo de tu alquiler según cuando firmaste el contrato de arrendamiento.

 

Nueva llamada a la acción

Ana Calzada

Ana Calzada

Periodista, consultora y formadora

Escribe un comentario