¿Qué es el IGC y cómo afecta al alquiler?

01/10/2021
01/10/2021
Advancing 9 Arrendador 9 ¿Qué es el IGC y cómo afecta al alquiler?

El IGC en el alquiler, o Índice de Garantía de Competitividad en el Arrendamiento (IGC), es un valor de referencia de los precios del arrendamiento. Su diferencia principal frente a índices más conocidos, como puede ser el IPC (Índice de Precios al Consumo), es que cuando su valor es negativo no hay necesidad de revisar el alquiler. 

El IGC lo calcula el Instituto Nacional de Estadística (INE) en base al IPC de la Comunidad Económica Europea y a la pérdida de competitividad acumulada por España como país desde 1999. Para dejarlo más claro: establece una tasa de revisión de precios en base a lo competitiva que es España frente a la zona euro. 

Tal y como indican en la página web del INE, “tomando como referencia el IGC se asegura que los contratos a los que se aplique este nuevo índice contribuyan a garantizar el mantenimiento de la competitividad de la economía en el medio plazo”. Si quieres saber más sobre otros índices del precio puedes revisar nuestro artículo sobre cómo aplicar el IPC al alquiler.

También según la web del INE podemos saber que ahora mismo el ICG se sitúa en un -1% después de haber pasado una etapa de decrecimiento negativo tras el segundo trimestre de 2020.

ANALIZA LA SOLVENCIA DE TU INQUILINO CON NUESTRA CALCULADORA

¿Es mejor el IPC o el IGC en el alquiler?

Depende. Para el propietario del inmueble en alquiler resulta más beneficioso vincular las rentas al IPC porque lo normal es que le permita subir la renta. Aunque, ojo, a raíz de la pandemia el IPC se sitúo durante un tiempo considerable en cotas negativas. Para el inquilino, el IGC sería la mejor opción porque no suele variar la renta (aunque tampoco hay opción a rebajarla).

Gráfico de evolución del IPC
Puedes consultar el gráfico detallado en este enlace
Gráfico de evolución del IGC
Puedes consultar el gráfico detallado en este enlace

Llegados a este punto, cabe preguntarnos por qué el IGC es un valor más estable que el IPC.

¿Por qué el IGC es un valor más estable que el IPC?

El IGC es más estable que el IPC porque el Gobierno le da una serie de factores correctores que impiden que supere un 2% de máximo. Además, si el IGC es negativo el índice NO se aplica sobre el alquiler, por lo que las rentas se mantienen estables y nunca se elevan a precios desorbitados.

Factores correctores del IGC

  1. Límites máximos y mínimos: El IGC tiene un límite superior del 2% y un «límite inferior» del 0%, por lo que no se aplicará la actualización a la baja del alquiler. Este es uno de los elementos para evitar que los precios (inflación) se disparen. 
  2. IPC basado en la Eurozona: El otro factor que impide que la inflación suba es que el IGC se basa en los datos del IPC de la Eurozona, que es más bajo que los datos del IPC que tenemos en España. 
  3. Factor de corrección histórico: Además de tomar como referencia el IPC de la Eurozona, también se aplicará un factor de corrección (disminución), es decir, restar el porcentaje correspondiente a la pérdida de competitividad económica española desde 1999.

¿Cuándo se aplica el IGC en el alquiler?

El IGC se aplicará en las rentas del alquiler si el inquilino y el propietario estipularon en el contrato que el precio de la renta se actualizaría conforme a este índice. También se actualizarán las rentas conforme al IGC si no se estipuló ningún índice en específico pero sí se pactó que las rentas se actualizarían. ¡Ojo! Solo para alquileres posteriores a 2015.

Esto viene dado por el artículo 18 de la ley de arrendamientos urbanos. Este artículo establece que cuando las partes pacten que la renta se actualizará en base a un sistemas de Índices, pero no se establezca cuál será ese Índice, en ese caso se aplicará el IGC.

Así que ojo, arrendatarios, porque no conviene dejar esta cláusula del alquiler al azar. 

¿Cómo se calcula el índice de Garantía de competitividad?

Cuando haya pasado un año desde la firma del alquiler tocará actualizar la renta al IGC. Aplicaremos el IGC de dos meses atrás al momento de calcular el IGC. Es decir, si estamos en enero aplicaremos el IGC de noviembre.

Y lo haríamos siguiendo esta fórmula:

(Renta del alquiler * (100 + % de IGC) / 100

Ejemplo de IGC en el alquiler

Por ejemplo, si el 1 de enero de 2022 va a pasar un año desde la primera firma del contrato y nos vamos a INE a ver el IGC de los meses anteriores (que nos lo vamos a inventar porque aún no lo tenemos y lo pondremos en 0,01%), para un alquiler de 1.000 euros, el cálculo de la renta actualizada es el siguiente:

Renta actualizada = (1000 * (100 + 0,01%) / 100 = 1000,1 euros.

Ojo: si el valor del IGC es negativo no se puede aplicar, recuerda.

Conclusión

El Índice de Garantía de Competitividad es un indicador del precio que podemos utilizar para ajustar el alquiler. Es un índice que no se puede aplicar si es negativo, por lo que nunca bajaría el precio del alquiler. Esto es beneficioso para el propietario, sin embargo, tampoco puede pasar del 2%, mientras que otros índices como el IPC sí pueden superarlo.

Por lo tanto, si como propietario lo que quieres es mantener la renta de tu alquiler más o menos estable, te conviene utilizar el IGC. Pero si prefieres optar a la posibilidad de que aumente, es mejor que utilices el IPC. 

Hagas lo que hagas, recuerda siempre estipular en el contrato cuál será el índice que utilizarás para ajustar los precios. Si no incluyes esta cláusula a la hora de firmar, el inquilino y tú no podréis utilizar ningún indicador anual. 

¡El conocimiento hay que compartirlo!
Nueva llamada a la acción

Suscríbete al blog de Advancing para no perderte ningún artículo:


Buscar en el blog

Calcula el retorno de tu inversión inmobiliaria

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *