El IPC es uno de los indicadores más conocidos para regular las rentas en los alquileres. Por sus siglas responde al nombre de Índice de Precios al Consumo y es muy importante conocer su utilidad para regular los alquileres y que tengan un precio justo tanto para arrendador como para arrendatario. Hoy vamos a explicarte cómo se aplica el IPC para actualizar las rentas del alquiler. ¿Dónde se encuentra el dato? ¿Quién lo calcula? ¿Qué ocurre cuando en el contrato no se especifica que las rentas se irán actualizando?

Vamos a verlo.

¿Qué es el IPC?

El IPC o Índice de Precios al Consumo es un indicador que mide la variación de los precios de una cesta de bienes y servicios de un lugar concreto en un período determinado de tiempo. Más sencillo: el IPC mide el impacto del incremento de los precios de bienes de consumo como gasolina, comestibles o vivienda en la economía de las familias.

Como indica el portal Uniplaces, “para calcularlo, el Instituto Nacional de Estadística toma como referencia una cesta de la compra con los productos que más adquieren habitualmente la población, como la gasolina, el pan o el aceite y compara su precio con los meses anteriores”.

Se dice que el IPC es positivo si los precios han subido y negativo si han bajado. No hay que confundirlo con la inflación, algo muy común pues ambos hablan de la subida de precios. Sin embargo, la inflación se define como la variación porcentual del IPC entre dos periodos, por lo que NO son lo mismo.

En España el IPC también se utiliza para regular la subida de la renta del alquiler en algunos contratos.

Cuándo actualizar la renta del contrato de alquiler respecto al IPC

Según establece la legislación, durante la duración del contrato sólo se puede actualizar la renta anualmente y tomando como referencia la variación del IPC.

Ojo, porque esta actualización no se hace de enero a enero, es decir, de año natural a año natural, sino desde el primer mes en el que se firmó el contrato. Esto es un error muy común pero, en definitiva, si un contrato se firmó en junio no se podrán actualizar las rentas al IPC hasta el año siguiente.

¿Cómo se aplica el IPC a las rentas de un alquiler?

El IPC se aplica a las rentas del alquiler con el valor que tenía el mes anterior a que se cumpla la anualidad del contrato. Si el valor del IPC de ese mes es positivo, la renta sube. Si es negativo, la renta baja. Para obtener este dato hay que ir a la página web del INE, que es la institución que lo calcula. Verás que el propio INE ofrece diferentes maneras de aplicar el IPC a las rentas del alquiler:

  • Con el programa de cálculo ¿Quiere actualizar una renta?
  • Calculando la actualización a partir de las tasas de variación.
  • Realizar directamente los cálculos utilizando los índices. Para esto deberás seguir las indicaciones que te da el propio INE.

La mayoría de los contratos aplican el IPC para regular el alquiler, aunque desde hace tiempo no es obligatorio. Sin embargo, aplicar el IPC a las rentas es la manera más habitual y sencilla de equilibrar el precio de las mensualidades del alquiler.

Ejemplo práctico de aplicación de IPC a rentas de alquiler

Para ver mejor la aplicación del IPC al alquiler vamos a poner un ejemplo práctico, pues es normal que te hayas perdido un poco.

Recuerda que tienes que actualizar la renta el mes anterior a que cumpla un año desde el inicio del contrato de alquiler utilizando el IPC de ese mes anterior. Para ello el propietario debe comunicar la actualización la segunda quincena del mes anterior a cumplir el año el contrato. ¿Por qué? Porque el dato del IPC suele publicarse alrededor del día 15 de cada mes.

Así, si eres propietario y tu contrato cumple un año el día 1 de junio, tendrás que comunicar al inquilino la actualización a partir del 15 de mayo, cuando ya se habrá publicado el IPC de abril.

¿Puedo aplicar el IPC a la renta del alquiler si no lo he indicado en el contrato?

Los contratos en los que se aplican las actualizaciones de IPC son en los que se indica una cláusula de actualización.

Si no se ha indicado en el contrato, es decir, si no existe una cláusula de actualización, entonces no podrás aplicar el IPC a la renta del alquiler. Es extraño que esto suceda o que no se haya tenido en cuenta, por lo que es aconsejable repasar bien el contrato y asegurarse de que esta cláusula existe. Tanto si eres propietario como inquilino te interesa poder aplicar el IPC, ya que si es positivo no podrás subir la renta pero si es negativo tampoco podrás bajarlo.

¿Y qué ocurre cuando no se indica cómo se actualizan las rentas del alquiler?

Cuando no se indica cómo se actualizan las rentas del alquiler el indicador que entra en juego no es el IPC sino el IGC, o bien la libertad de pacto.

El IGC  o Índice de Garantía de la Competitividad (IGC) se introdujo en 2015 como fórmula «por defecto» para actualizar las rentas cuando no se concretaba la fórmula de actualización. Se calcula de la siguiente manera:

  • Si es negativo las rentas no varían (malo para el arrendatario).
  • Si es positivo sí que se calcula, pero nunca por encima del 2% (una cifra muy por encima de los datos a los que suele llegar el IPC).

Ojo, porque lo cierto es que el IGC suele ser negativo, algo malo para los arrendadores.

Gráfico evolución IGC

Fuente: INE

Por otra parte la libertad de pacto permite que las rentas se actualicen como mejor le convenga a las partes que firman el contrato. Se introduco a raíz de la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU)  del 6 de junio de 2013. Es perfectamente legal, pero…

No puede superar el IPC desde el último cambio normativo.

Esto es una buena noticia para los arrendatarios, pues en este tipo de pactos se solía sobrepasar por mucho el IPC y el IGC, superando incluso los tres puntos porcentuales.

La recomendación de Advancing

Lo recomendable es que, si eres propietario, te asegures de incluir una cláusula de actualización en el contrato. Tanto IPC o IGC están bien, pero como has visto el IGC suele ser negativo. Lo más suele ser que utilices el IPC, al fin y al cabo es un indicador que refleja la realidad económica del país.

Recuerda que para conocer el dato del IPC tendrás que dirigirte a la página web del INE y que el IPC que se utiliza es el del mes anterior del mes anterior al que el contrato cumpla un año. Además, tendrás que avisar al inquilino de esta variación en las rentas del alquiler con antelación para poder hacerlo de la manera legal.

 

 

Cúbrete de posibles impagos de tu inquilino y recibe liquidez por tu inmueble alquilado

Ariadna Arias

Ariadna Arias

Periodista y copywriter freelance. Colaboro con algunos medios escribiendo artículos de temática variada y redacto webs enfocadas al SEO a particulares y empresas. Abarco mucho, pero también aprieto mucho, y me encantan los retos. ¿Algo sobre mí? Nunca dejo las cosas a me

Escribe un comentario