Insurtech, Foodtech, Proptech… Prácticamente todos los sectores están viendo como aparecen empresas emergentes decididas a cambiar las normas del juego y digitalizar procesos para ser más eficientes y competitivas. En uno de los negocios más tradicionales y conservadores, el de las finanzas, también están emergiendo nuevas compañías digitales. Son las conocidas como fintech.

¿Qué son las fintech?

Al igual que los bancos, que ofrecen múltiples servicios a sus clientes -cuentas corrientes, crédito, asesoramiento, inversión, etc.- las fintech también ofrecen las mismas prestaciones. No obstante, al tratarse de compañías infinitamente más pequeñas que las entidades financieras tradicionales, normalmente se especializan en algunos de estos servicios en concreto. Sin embargo, la mayoría de ellas tienen algunos rasgos distintivos en común.

Productos financieros 100% online

Las fintech utilizan de forma muy eficiente los canales digitales y ponen al alcance de los consumidores interfaces atractivas y sencillas de utilizar. Esto les permite evitar desplazamientos por parte de sus clientes y generarles una mayor sensación de satisfacción.

Una mayor flexibilidad

Su tamaño es mucho menor que el de las entidades financieras tradicionales. Esto les permite ser mucho más flexibles ante eventuales cambios gracias al uso de la tecnología. De esta forma pueden adaptarse a las fluctuaciones de la demanda y, si es necesario, pivotar su modelo de negocio.

Democratización de los servicios bancarios

Muchas fintech abren la puerta de los servicios financieros a grupos sociales que están ‘desbancarizados’. Al tener un tamaño reducido, se focalizan en uno -o unos pocos- servicios financieros. Eso les permite ser muy eficientes y reducir costes. Al repercutir esta reducción de costes en el cliente final, el resultado son servicios financieros a un precio más ajustado.

¿Y en qué servicios están especializadas las fintech? Según datos de la Asociación Española de Fintech e Insurtech, recogidos en este informe de KPMG, hay distintos campos en los que actúan las start-ups especializadas en servicios bancarios.

  • Finanzas personales: Incluye los comparadores de productos financieros así como aplicaciones que ayudan a mejorar las finanzas personales.
  • Financiación alternativa: A través de plataformas de crowdfunding que captan fondos de muchas personas para invertirlos en empresas emergentes, promociones inmobiliarias, donaciones a proyectos solidarios…
  • Financiación personal: Compañías que conceden crédito y digitalizan todo el proceso de pedir un préstamo. Por ejemplo, hay empresas fintech que adelantan a los propietarios de inmuebles en alquiler 1 año de sus rentas.
  • Transacción de divisas: Empresas que buscan desintermediar el mercado de divisas y reducir las comisiones que cobra la banca tradicional.
  • Medios de pago: Plataformas que permiten a los usuarios realizar pagos para comprar bienes o servicios o, incluso, envíos de dinero entre particulares
  • Software financiero: Empresas que desarrollan tecnología que puede ser utilizada por las entidades financieras para avanzar en su digitalización.
  • Criptomonedas: Compañíasespecializadas en la comercialización de criptodivisas como el Bitcoin.
  • Neobancos: Son los más parecidoas a las entidades financieras clásicas pero, en el caso de los neobancos, son 100% digitales y no disponen de oficinas.

 

Nueva llamada a la acción

Guillem

Guillem

Periodista especializado en emprendeduría y proptech

3 comentarios

Escribe un comentario