Reformar un piso siempre es un acierto, pues aumenta su valor. Muchos propietarios, a la hora de vender un piso o sacarlo al mercado de alquiler, no saben si es buena idea reformarlo o no. A menudo piensan que que el coste de las obras les hará perder dinero en vez de ganarlo o que las reformas pueden alargarse más en el tiempo de lo esperado por culpa de la empresa contratista. Pero lo cierto es que, por norma general, un piso aumenta su valor cuando está reformado, y para evitar riesgos siempre existe la posibilidad de contratar una garantía para la obra de reforma.

Por otra parte, una reforma hará que el piso se vea mucho más atractivo, moderno y habitable, por lo que ayudará a que se venda o alquile mejor. Esto es un factor a tener en cuenta, sobre todo en un contexto como la crisis actual, en la que la venta de pisos se ha dificultado (la compraventa de viviendas se situó en 45.725 transacciones en noviembre de 2020, lo que supone una variación interanual del -6,11%, según los últimos datos publicados por el Consejo General del Notariado recogidos por Europapress). Aunque el mercado podría recuperarse, es indudable que en estos momentos los propietarios deben hacer un esfuerzo extra para conseguir el mayor beneficio de sus inmuebles

¿Cuándo se debe reformar un piso para su venta o alquiler?

Reformar un piso cuando no tiene certificado de habitabilidad

El certificado de habitabilidad es aquel que garantiza que se puede vivir en un piso. Lo extiende un técnico especializado tras una visita al inmueble. Sin este certificado NO se puede vivir en un piso y, por lo tanto, obstaculiza mucho la venta a no ser que esté dirigida a personas interesadas en reformar ( solo un 10% de compradores quieren comprar y reformar).

Para obtener este certificado el piso debe cumplir ciertos requisitos, por ejemplo:

  • Superficie útil de 36 m2.
  • Sala de estar, comedor, una cámara higiénica y un equipo de cocina.
  • Cumplir la normativa vigente de eficiencia energética.
  • La vivienda deberá disponer de:
    •  Servicio de agua fría y caliente, evacuación de aguas y electricidad.
    • Un equipo higiénico formado como mínimo por un lavamanos, un váter y una ducha.
    • Un equipo de cocina formado como mínimo por: un desagüe, un aparato de cocción y un sistema de extracción de humos.
    • Un equipo de limpieza de ropa.
    • Un sistema electrónico que facilite la apertura de la puerta del edificio.
    • Un sistema de acceso a los servicios de telecomunicaciones.

Estos no son todos los requisitos, pero sí los más importantes. Si la vivienda que quieres vender no cumple alguno de ellos, toca reformar.

 

CALCULA EL ROI DE TU PISO ALQUILADO [DESCARGAR PLANTILLA]

 

Reformar un piso si el estado de conservación es “regular”

Hay pisos construidos hace veinte o cuarenta años que presentan un estado aceptable de conservación. Sin embargo, por mucho que no se vea, su estado no es cien por cien aceptable: la caldera ya es muy vieja, las tuberías también, los suelos están algo desgastados, los electrodomésticos han quedado obsoletos y algunos consumen demasiada energía… Esto desvaloriza mucho el piso en el mercado, ya que el posible comprador es consciente de que es un piso antiguo y no lo ve atractivo o bien sabe que habrá que reformar en algún momento.

Si, además, hay humedades, muescas en la pintura, polillas… Es un indicador de que hay que reformar para conseguir una mayor rentabilidad de la operación.

Ojo a la decoración: ¿inmueble vacío o amueblado?

Otro de los hándicaps a la hora de vender un piso o aumentar su valor es la decoración del mismo, es decir, los muebles, electrodomésticos, pinturas… Las inmobiliarias suelen aconsejar optar por una decoración neutra, cálida y acogedora, que pueda gustar a todo el mundo y que no responda a los gustos particulares del propietario. Por otro lado, muchos compradores prefieren un piso vacío porque ya tienen sus propios muebles, así que está bien ser flexible ante esta posibilidad.

¿Qué tipo de reformas aumentan más el valor de un piso?

Ahora sí, veamos qué tipo de reformas aumentan el valor de un piso.

Reformas en la cocina

La cocina es una de las estancias más importantes de la casa. Se valoran mucho las cocinas recién reformadas y con buenos electrodomésticos, si decides dejar el piso amueblado. Las puertas, armarios y encimeras también hay que restaurarlos siempre que sea posible, así como el fregadero y el alicatado si están muy anticuados.

Reformas en el salón

Las reformas que se puedan hacer en el salón, además de cambiar los muebles si son muy viejos, están más relacionadas con reformas de mantenimiento: pintar paredes, cambiar suelos y ventanas, añadir luminosidad… Un punto extra que puede añadir más valor a la casa es cambiar persianas y cortinas.

Reformas del baño

El baño es una de las estancias que más desperfectos sufre de la casa. Puede tener humedades o techos con moho, que es muy importante arreglar. Si el lavabo, bidé y váter son muy antiguos conviene cambiarlos, así como la bañera o la ducha. De hecho, sustituir la bañera por un plato de ducha también podría revalorizar el piso, ya que aporta más espacio.

Otro truco para aumentar el valor de la casa es añadir otro baño, si hay espacio.

Reformas en las habitaciones

De nuevo, no hace falta más reforma que la pintura y los suelos, aunque siempre se valora que las habitaciones sean exteriores o, por lo menos, tengan alguna entrada de luz natural. También los armarios empotrados son un plus, así como un buen somier con colchón si decides amueblar el hogar.

Reformas de mantenimiento

Las reformas de mantenimiento son las más importantes. Cambiar suelos, pintar paredes, quitar humedades, revisar la instalación eléctrica, cambiar tuberías y caldera si es necesario… Estas reformas dependerán del estado del piso, pero darán el toque final para dejar la vivienda como los chorros del oro.

Por último, recuerda que una vivienda comprometida con el medio ambiente se valora cada vez más, por lo que siempre es buena idea invertir en aislamiento para no gastar en calefacción o aire acondicionado y proporcionar a la casa electrodomésticos con el certificado energético más eficiente.

Poner sistemas de domótica

La domótica consiste en volver la casa en un piso “inteligente” con termostatos o persianas eléctricas. Es un gran plus a tener en cuenta, ya que moderniza el hogar y tiene mucho atractivo en el mercado.

Ejemplo contrato Reformas

Si se trata de reformas del hogar complejas, es recomendable que las efectúe un profesional a través de un contrato. Fuente: milejemplos.com

Otras pequeñas reformas que también revalorizan un inmueble

Además de todas las reformas ya comentadas, hay otras que también aportan valor a la vivienda como pueden ser:

-Cambiar la mampara de la ducha, si hay, o poner una nueva.

-Aportar más luminosidad a la vivienda abriendo ventanales.

-Cambiar azulejos, si los hay.

-Darle usos nuevos a estancias que no se utilizan, como habitaciones pequeñas o de almacenaje.

-Cambiar lámparas y bombillas por apliques de luz, especialmente si son antiguas.

-Instalar placas solares, en consonancia con la conversión del inmueble en un piso sostenible.

-Darle un diseño sobrio y moderno a la casa con una decoración que no tiene por qué ser cara, pero sí bonita.

-Nunca está de más asegurar el contrato de obras del hogar por si tienes que gestionar alguna reclamación por las reformas 

¿Cuánto puede aumentar el valor de mi piso si lo reformo?

Reformar una casa puede llegar a aumentar el valor de tasación un 10% adicional al coste de la obra, mientras que una reforma integral lo hará entre un 15% y un 17%, siempre dependiendo de los casos.

 

 

Calculadora retorno inversion

Ariadna Arias

Ariadna Arias

Periodista y copywriter freelance. Colaboro con algunos medios escribiendo artículos de temática variada y redacto webs enfocadas al SEO a particulares y empresas. Abarco mucho, pero también aprieto mucho, y me encantan los retos. ¿Algo sobre mí? Nunca dejo las cosas a me

Escribe un comentario