¿Qué es la inversión indirecta en el sector inmobiliario?

28/10/2021
28/10/2021
Advancing 9 Inversión 9 ¿Qué es la inversión indirecta en el sector inmobiliario?

Invertir en el sector inmobiliario es un campo lleno de oportunidades. Sin embargo, el gran público solo conoce una parte de todas estas posibilidades. La inversión más popular es, sin duda, la directa, que no es otra que la de comprar directamente el bien raíz para, posteriormente, alquilarlo y obtener un rendimiento o reformarlo y venderlo después de que el mercado se haya revalorizado. Pero, esta no es la única manera de invertir en el sector, ya que la inversión indirecta en el sector inmobiliario es una alternativa más sencilla, rápida y en la que se necesita menos capital para poder empezar.

¿Qué es la inversión indirecta en el sector inmobiliario?

Lo cierto es que dentro de la inversión indirecta podemos encontrar un sinfín de posibilidades. Se puede invertir a través de fondos de inversión inmobiliarios, por medio de ETFs, acciones, Socimis, crowdfunding, etc. Pero lo que tienen en común todas ellas y, por ende, lo que define a la inversión indirecta es que no somos nosotros los propietarios directos del bien. Es decir, es la inversión en el sector que no requiere comprar una vivienda, un local o cualquier otra propiedad para ser explotada posteriormente.

La parte positiva de este estilo de inversión es que es más sencillo en el sentido de que no tendremos que encargarnos de gestionar nuestra propiedad. La parte negativa es que, como cualquier otra inversión, podemos tener más riesgos sino somos selectivos sobre los activos en los que decidimos invertir. Además, las múltiples posibilidades de inversión es algo que juega a su favor y en su contra.

¿En que se puede invertir?

Lo cierto es que tenemos muchas posibilidades. Las más extendidas son los fondos de inversión inmobiliarios. Estos fondos tienen propiedades a las que le sacan un rendimiento al alquilarlas y nosotros, como inversores, recibiríamos una parte de esos beneficios obtenidos. Otra manera es hacerlo mediante ETFs inmobiliarios que son fondos indexados y se pueden comprar y vender como una acción. Estos ETFs dan más exposición y control de riesgo. También tenemos las Socimis, que son sociedades que gestionan inmuebles en el mercado del alquiler y que cotizan como otra empresa más en bolsa. Por último, tenemos las acciones, aquí el universo es casi infinito cuando se trata de la inversión indirecta en el sector inmobiliario, y el crowdfunding inmobiliario. En cuanto a las acciones, podemos apostar por compañías constructoras, empresas inmobiliarias, fabricantes, cementeras, porcelánicas, etc. Finalmente, el crowdfunding consiste en comprar una propiedad entre varias personas y obtener beneficios tras su venta o por su explotación en el mercado del alquiler.

Como hemos visto el universo es muy amplio y se ajusta a todo tipo de clientes, desde los más conservadores hasta los más arriesgados. Por tanto, lo más importante en este caso es primero saber en qué queremos invertir o dónde podemos encontrar más oportunidades.

¿Cómo sé en qué invertir?

Es probable que en este punto del artículo te preguntes y cuál es mejor dentro de la inversión indirecta en el sector inmobiliario. Pues, lo cierto, es que no hay una respuesta válida. Dependerá de tu perfil de riesgo y de tu horizonte temporal. Si eres un inversor conservador, lo más probable es que lo más adecuado para ti sea un fondo de inversión inmobiliario directo o de renta fija en el sector. Sin embargo, si eres más arriesgado puedes apostar por un fondo de inversión indirecto, ETFs, acciones, Socimis o, incluso crowdfunding inmobiliario.

Lo más importante es conocer los pros y los contras de cada activo y, posteriormente, saber cuál nos encaja más en función de lo que estemos buscando. Puede ser un proceso tedioso al principio, pero para acertar con nuestra decisión es necesario emplear al principio tiempo en conocer el mercado y sus posibilidades. De igual manera, siempre es recomendable apostar por la diversificación y tener una cartera con diferentes activos. Así, podemos invertir tanto en un fondo, como en un ETF o meter algo de dinero en crowfunding.

¿Cuánto puedo ganar?

Es otra pregunta de difícil respuesta porque dependerá del activo y del riesgo. Pero, veremos algunos ejemplos. En el caso de los fondos de inversión, un fondo de riesgo medio-bajo nos puede ofrecer una rentabilidad del 5% anual. Mientras que uno de mayor riesgo puede darnos hasta rendimientos superiores al 11% anualizados. Si invertimos 5.000 euros, después de 5 años tendríamos, en el primer caso, un beneficio de 1.250 euros y en el segundo de 2.750 euros. Los los ETFs, también dependen del riesgo y encontramos que algunos nos ofrecen 4,23% anualizado al 10,46%.

En el caso de las Socimis, en España hay dos en el Ibex 35. Merlin Propierties, si hubiéramos invertido 10.000 euros en la compañía en 2014 habríamos ganado 2.193 euros en un periodo de seis años. En el caso de Colonial, ha pasado de los 6,39 euros por título en 2016 a los 8,8 euros actuales. Esto supone que un inversor que decidiera invertir 10.000 euros tendría un beneficio de 3.771 euros después de cinco años.

En el mercado de las acciones, depende mucho de las compañías por las que hubiéramos apostado. En el caso de invertir en empresas constructoras, Vinci, que es la más grande del mundo, ha ganado más de un 29% en los últimos doce meses. Mientras que D.R Horton, la más grande los Estados Unidos, ha subido un 25% en un año. Lennar, la tercera más grande, subió un 33%. Esto supone que en doce meses habríamos ganado entre 3.300 euros y 2.500 si hubiéramos invertido 10.000 euros en cualquiera de ellas en octubre de 2020.

Por último, el crowdfunding inmobiliario ofrece una rentabilidad previa estimada antes de invertir a través de la plataforma Urbanitae. Esto quiere decir que antes de depositar nuestro dinero podemos saber cuánto rendimiento podríamos sacar y en qué periodo de tiempo. Ya que en la web se ofrecen datos de cada proyecto, así uno de ellos nos muestra una ganancia del 17% en 24 meses.

¿Cómo comprar los activos?

Como ya hemos visto, la inversión indirecta en el sector inmobiliario es muy variada y nos ofrece muchas posibilidades. Tan solo tenemos que seleccionar qué producto se ajusta más a nuestros objetivos de inversión. Una vez que lo tengamos seleccionado nos quedaría comprarlo que se puede hacer a través de un banco o distribuidor si es un fondo inmobiliario, mediante un bróker si es un ETF, acción o Socimi y con plataformas como Urbanitae si se trata del crowdfunding inmobiliario. Además, una parte fundamental en la inversión es tener un objetivo a largo plazo, ya que suele ser el periodo temporal en el que más éxito podemos conseguir en nuestras inversiones.

Calculadora retorno inversion
¡El conocimiento hay que compartirlo!
Nueva llamada a la acción

Suscríbete al blog de Advancing para no perderte ningún artículo:


Buscar en el blog

Calcula el retorno de tu inversión inmobiliaria

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *