El historial crediticio personal determina nuestra capacidad de financiación. Para elaborar este informe se utiliza la información recabada por las entidades financieras, pero también por las compañías de suministros como los suministradores de luz, de gas, las aseguradoras, proveedores de telecomunicaciones…

¿Qué es el historial crediticio?

En nuestro historial de crédito queda registrado todo lo relacionado con nuestro comportamiento financiero. El objetivo último del historial crediticio es proporcionar a los bancos una información fiable acerca de nuestro expediente de pagos e impagos. Gracias a este documento los bancos pueden valorar tu fiabilidad como pagador y decidir si te prestan dinero y en qué condiciones. El resultado de esto es que las personas que han cumplido con todas sus obligaciones financieras tendrán una mayor facilidad para obtener crédito. En cambio, aquellas personas que hayan incurrido en impagos en las cuotas del alquiler o de la hipoteca, no hayan abonado las facturas de los suministros o hayan incumplido los términos de algún préstamo previamente, verán su acceso a financiación restringido.

Solicitar el historial crediticio

Para realizar la evaluación del riesgo de concederte un préstamo los bancos utilizan diversas herramientas. Una de ellas es la Central de Información de Riesgo del Banco de España (Cirbe). En este documento se recoge las deudas superiores a 6.000 euros que mantengamos con una entidad financiera, independientemente de que hayamos incurrido en un impago o hayamos cumplido escrupulosamente con nuestras responsabilidades financieras. Al tratarse de un registro público, cualquier persona puede solicitar esta información para conocer su historial crediticio. Este trámite puede realizarse online a través de la oficina virtual del Banco de España.

Por otra parte, también hay ficheros de morosos, como Rai o Asnef, que recogen todos los impagos en los que ha incurrido una persona. En este caso son registros privados y acceder a los datos que se contienen en ellos puede ser más complejo.

Consecuencias de un historial crediticio negativo

La consecuencia directa y más inmediata de tener un mal historial crediticio es la restricción al crédito. Constar en la Cirbe puede ser un impedimento para conseguir crédito de un banco tradicional. Estar registrado en Asnef o Cirbe es una situación todavía más grave, y prácticamente nos descartará para conseguir un préstamo, tanto por parte de las entidades financieras convencionales como empresas de crédito online.

La mayoría de compañías de crédito que operan por internet y aceptan Asnef o Rai te pedirán importantes avales para prestarte dinero. Esto puede ser una casa en propiedad, un vehículo, el aval de una tercera persona… Sin embargo, hay opciones de conseguir crédito a pesar de figurar en ficheros de morosos y sin arriesgar bienes personales presentando un aval. Si eres propietario de un inmueble en alquiler puedes recurrir a Advancing. La compañía te adelantará 1 año de tus rentas y, a partir de ese momento, se encargará de cobrar mes a mes a tu inquilino. Por este motivo no es relevant si tú, como propietario, tienes un historial crediticio negativo, sino que lo único relevante será la solvencia de tu inquilino.

 

Nueva llamada a la acción

Guillem Tapia

Guillem Tapia

Periodista especializado en emprendeduría y proptech

Escribe un comentario