Los detalles marcan la diferencia a la hora de ahorrar. Cuando se trata de gastar menos energía en tu piso de alquiler, también. Cambiar algunos hábitos cotidianos te puede suponer una gran ayuda a la hora de ahorrar energía en casa.

Presta atención a la temperatura de los electrodomésticos

Electrodomésticos como la lavadora, el lavavajillas o el frigorífico gastarán más en función del uso que les des. Por ejemplo, en el caso de la lavadora, con programas de menos de 60ºC se puede llegar a ahorrar hasta un 40%. Del mismo modo, si mantienes la nevera o el congelador abiertos durante mucho rato, están modificando su temperatura y, por tanto, necesitarán cubrir esa pérdida con un aumento de la energía consumida.

La calefacción no es una sauna

Puedes estar cómodamente en casa, sin necesidad de pasar frío, pero regulando el termostato a una temperatura adecuada y teniendo en cuenta algunos consejos. Por ejemplo, es conveniente que revises el estado de la caldera, ya que puedes ahorrar hasta un 15% al año si la mantienes en condiciones óptimas. Del mismo modo, revisando los radiadores al principio de cada temporada de encendido y asegurándote de que no tienen demasiado aire, están limpios y no existen objetos o muebles que los tapen, puedes tener una mayor sensación de calor sin necesidad de subir la temperatura. Es conveniente que tengas en cuenta que cada grado de más, aumenta el consumo en un 7%.

Aprovecha el calor residual

Procura poner las tapas cuando cocines, ya que estas ayudan a que se aproveche todo el calor generado, ahorrando tiempo y energía. Una recomendación a la hora de utilizar el horno es que procures cocinar dos platos a la vez, ya que es un electrodoméstico que consume bastante. En el caso de la plancha, también se le puede sacar partido a este calor si dejas las prendas que requieran menos tiempo para el final.

Tarifas con discriminación horaria

Desde hace tiempo, la factura de la luz viene detallada en tramos con diferentes precios para cada uno de ellos. Si bien es cierto que puede resultar un engorro tener que estar pendiente de la hora para poner la lavadora o el lavavajillas, cuanto mayor consumo realices en horario valle mayor será tu ahorro.

El stand-by no supone un corte en el suministro de corriente

Suele ser habitual no desconectar del todo la televisión o el ordenador por la noche o cuando no los estás utilizando porque resulta más cómodo. Es cierto que el gasto se reduce pero, otro consejo para ahorrar energía en casa, es que te asegures de apagarlos por completo. De esta forma, puedes reducir hasta un 10% de consumo en tu factura de la luz.

El agua también consume

Es cierto que, cuando se habla de energía, lo primero que se te puede venir a la cabeza es la luz, pero el agua también supone energía y dinero. En este sentido, si quieres ahorrar energía en casa, puedes utilizar reguladores, no tener el grifo abierto si no se está utilizando y vigilar el estado de toda la instalación para evitar fugas indeseadas.

 

Nueva llamada a la acción

Ana Calzada

Ana Calzada

Periodista, consultora y formadora

Escribe un comentario