¿Te acabas de mudar a un piso de alquiler y te preocupa el precio que vas a pagar por la energía? ¡No te preocupes! Indudablemente el gasto energético de la luz y el gas es uno de los costes más grandes asociados a una vivienda, por eso es tan importante conseguir reducirlos al máximo sin renunciar en ningún caso al confort. A esto se le llama optimización energética pero de poco sirve si antes no revisas muy bien tus facturas. Te contamos cómo hacerlo a continuación.

¿Qué tarifas elegir?

Para encontrar las tarifas de gas natural y de la electricidad que más te convienen lo mejor que puedes hacer es utilizar un comparador energético. Esta herramienta te muestra una comparativa de las tarifas de gas natural y de luz que más se adaptan a lo que estás buscando; sin duda, es una manera sencilla de resolver este trámite energético.

Sin embargo, antes de esto, si acabas de llegar por primera vez al piso de alquiler antes de nada tendrás que efectuar el cambio de titular de los suministros. Para cambiar de titular lo único que necesitas es ponerte en contacto con la comercializadora correspondiente a través de las principales vías de comunicación: tanto el cambio de titular del gas natural como de la electricidad se puede hacer de forma remota, por teléfono o internet. Indudablemente se puede cambiar de titular de una de las oficinas de la comercializadora.

Algunos consejos

Una vez que se cuente con las mejores tarifas para el consumo energético, lo único que será necesario será cambiar algunos hábitos en tu piso de alquiler. A continuación te mostramos algunos de los más comunes:

  • No hay que dejarse la luz encendida en habitaciones vacías.
  • La temperatura de confort se encuentra entre los 19 y 21 grados. Subir a partir de un grado más puede suponer aumentar el gasto energético.
  • Cambia todas tus bombillas por unas nuevas de bajo consumo, especialmente si son de la modalidad LED.
  • Utiliza electrodomésticos que cuenten con la etiqueta A de eficiencia energética, que te garantiza un bajo consumo y por tanto la mejor optimización de la energía consumida.
  • Utiliza alfombras, cortinas y persianas para ayudar en el aislamiento térmico. Asimismo no dudes en cambiar tus ventanas por unas nuevas de PVPC con rotura del puente térmico o sencillamente de aluminio.
  • Instala un termostato en tu grifo de la ducha o la bañera para que así no se pierda agua esperando a la temperatura ideal. Igualmente es conveniente optar más bien por ducharte en lugar de bañarte.
  • No dejes nunca tus aparatos eléctricos en stand by; gastan la misma energía que si estuvieran encendidos y no están en funcionamiento.

Estas son solo algunas ideas pero hay muchas más. Y es que conseguir ahorrar energía en tu piso de alquiler es muy fácil si sabes cómo hacerlo.

 

Nueva llamada a la acción

Escribe un comentario