¿Te preguntas qué podrías mejorar en tu vivienda para incrementar su valor y hacerla más atractiva de cara a posibles arrendatarios o compradores, pero no quieres sumergirte en grandes obras ni en el desembolso económico que conllevan? Hay cambios muy eficaces con los que no es necesario realizar grandes inversiones. Aquí te presentamos 7 sencillas mejoras que añadirán valor a tu vivienda por menos de 500 euros.

Salón blanco

Mejoras estéticas en la cocina

Junto con el baño, la cocina es una de las estancias más transitadas de una casa.  Además, suele ser un elemento clave en la decisión de alquilar o no una vivienda, por lo que una cocina renovada y funcional siempre será un plus. Sin embargo, renovar una cocina ronda los 6.500 € de media, un desembolso importante para la mayoría. Si no queremos invertir tanto, los cambios estéticos y no tanto estructurales son los más efectivos a la hora de añadir valor a una cocina sin necesidad de reformas integrales.

 

Cocina Moderna

Cambiar la grifería de la cocina

Los grifos son un elemento crucial en las cocinas y están en uso la mayor parte del tiempo. Cambiar los grifos puede ser una gran idea para darle un toque renovado a este espacio: apuesta por un modelo práctico y bonito que entre dentro de tu presupuesto. Por ejemplo, los modelos de caño bajo son ideales porque no entorpecen cuando se está usando el fregadero.

¿Cuánto cuesta? Podemos encontrar un grifo monomando de cocina desde 35 €.

Renovar el salpicadero

Una solución para reformar la cocina de tu casa sin gastar mucho dinero puede consistir en renovar el frente o antepecho de la pared situada junto a la encimera (también conocido como salpicadero). Esta zona de cocción suele deteriorarse bastante y además tiene un gran impacto visual. Por tanto, un cambio de imagen en ella es una elección de lo más acertada. Se puede optar por colocar unos azulejos especialmente decorativos y de colores claros, así se agrandará visualmente el tamaño de tu cocina.

¿Cuánto cuesta? Revestir el salpicadero de la cocina con un azulejo tipo metro cuesta alrededor de 9 €/m2.

Pintar los armarios de la cocina

Reformar una cocina sin obras puede tratarse de algo tan sencillo como dar un lavado de cara a tus muebles con la pintura como gran aliada decorativa. Al dar a los armarios una mano de pintura de un color diferente al existente, parecerán otros completamente distintos. Si se quiere aprovechar el cambio para ocultar algún que otro arañazo o desperfecto sobre la superficie, un tono intenso lo disimulará mejor. Los esmaltes laca al agua son los más recomendados, ya que crean una película que protege de la humedad y resisten bien los roces y la limpieza.

¿Cuánto cuesta? Si decides pintar tú mismo/a los muebles de tu cocina con esmalte al agua, un bote de 375 ml cuesta alrededor de los 9 €.

Un par de pequeños cambios en el baño

Los baños son un elemento esencial y reciben un uso constante, por lo que se deterioran con cierta facilidad. Sin duda, hay dos aspectos que todos buscamos en un baño: comodidad y un bonito diseño. A veces puede parecernos que conseguir un aspecto renovado en nuestro baño requiere una gran inversión. Sin embargo, existen muchas ideas para reformar un baño que podemos poner en práctica sin tener que volcarnos en una reforma completa del baño, que habitualmente supera los 5.000 €.

Baño bonito

Renovar el suelo

Los suelos de vinilo y las baldosas adhesivas están suponiendo una verdadera revolución en lo que a reformas del hogar se refiere. Se empezaron a colocar en los hogares españoles durante las décadas de los 60, 70 y 80 para después caer en el olvido, pero ahora han vuelto con fuerza, con nuevos materiales y nuevos diseños. Este revestimiento de fácil instalación ofrece una infinidad de posibilidades decorativas y hace posible renovar las estancias de forma muy sencilla sin necesidad de obras. Puede utilizarse tanto en suelos como en paredes y su gran resistencia a la humedad y al desgaste lo hace ideal para baños. Además, está disponible en todo tipo de acabados, que imitan distintos tipos de cerámica o madera.

¿Cuánto cuesta? El precio de la instalación de un suelo vinílico para una habitación de 3 x 2 m es de unos 150 € (25 €/m2). Sin embargo, si te atreves a colocarlo tú mismo/a, puedes encontrar suelo vinílico a partir de 16 €/m2.

Cambiar el espejo

Un espejo es un elemento indispensable en todo baño. Su papel va más allá del mero aspecto decorativo, puesto que también son piezas que logran ampliar y dotar de luminosidad a la estancia. Por ello, renovar el espejo de tu baño puede jugar un papel muy importante al añadir un plus de encanto a la decoración.

¿Cuánto cuesta? Los precios varían en función del modelo y del tamaño, pero un espejo redondo de bambú de 60 cm cuesta 29 € en Ikea.

Renovar el color de las paredes

La pintura es la protagonista en la decoración de todas las viviendas. Por ello, un cambio de imagen en las paredes de la casa puede bastar para sentir que renuevas los espacios. Existe una amplia gama de pinturas de varios colores y texturas, pero cuando se trata de vender o alquilar una casa, este es nuestro consejo: ¡una paleta de tonos neutros siempre es todo un acierto! Además de aportar luz a la vivienda, ofrece un mayor número de posibilidades al futuro comprador o inquilino, que podrá personalizar las estancias simplemente añadiendo algunos toques de color.

¿Cuánto cuesta? Si te animas a pintar las paredes tú mismo/a, podrás lograr un gran ahorro de dinero: un bote de pintura acrílica color beige natural de 4 litros cuesta alrededor de los 30 € (7,50 € el litro).

Lacar las puertas

Lacar las puertas de la casa cuenta con una gran ventaja: no hay que deshacerse de las viejas puertas y se pueden aprovechar, por lo que supone una menor inversión en presupuesto y una gran mejora en tu vivienda. Además, si se escoge un lacado blanco, se conseguirá aumentar visualmente los espacios y llevar luz a los ambientes, haciendo que las casas parezcan más luminosas y alegres. Hoy en día triunfan los blancos matizados: blanco roto, blanco marfil, blanco cáscara de huevo, etc.

¿Cuánto cuesta? El precio de lacar una puerta ronda los 100 € por puerta incluyendo la mano de obra. Lacar una puerta in situ es más económico que hacerlo en un taller y en función del tipo de laca o si se quiere color, el precio puede rondar entre los 60 € y los 200 €.

Colocar papel pintado en alguna pared

El papel pintado puede ser una buena alternativa para incorporar un toque de personalidad a la vivienda. Aunque a veces se relacione con casas viejas y anticuadas, lo cierto es que vuelve a estar de moda gracias a su mayor resistencia a la humedad, los golpes, las manchas y al paso del tiempo. Esto, unido a los diseños tan bonitos y originales que podemos encontrar en el mercado, lo convierte en una opción muy interesante y cómoda para renovar las estancias del hogar. Por ejemplo, se pueden pintar las paredes y empapelar solo alguna de ellas con un papel llamativo en los mismos tonos.

¿Cuánto cuesta? Aunque los precios varían en función del material y del diseño, se puede encontrar la unidad de papel pintado (unos 5 m2) a partir de unos 15 €. El precio con la mano de obra incluida ronda los 34 € (pared de 6 m2).

Optar por un suelo laminado

Las mejoras que mayor impacto visual causan son aquellas que se llevan a cabo en los elementos que ocupan las mayores superficies de la vivienda, como es el caso de los suelos. De este modo, una forma muy efectiva de renovar tu vivienda es sustituir el suelo existente por un material que se pueda colocar sin retirar el pavimento anterior, así el cambio resultará mucho más económico. Se puede escoger desde un laminado antihumedad a suelos vinílicos, que se ponen fácil y rápidamente. Existe una amplísima variedad de suelos laminados, capaces de imitar de manera muy realista casi cualquier superficie.

¿Cuánto cuesta? Poner un suelo de calidad A3, la más económica, cuesta desde 6-7 €/m2 sin instalación y desde 22 €/m2 con instalación incluida.

Añade valor a tu hogar sin gastar mucho dinero

Como has podido comprobar, simplemente aplicando algunas pequeñas mejoras estéticas sin necesidad de grandes inversiones económicas o incómodas reformas, se puede incrementar de manera significativa el valor de una vivienda. Esto te asegurará un mayor interés por parte de futuros compradores o inquilinos, que considerarán la casa que les ofreces una opción mucho más interesante frente a otras dentro del mercado inmobiliario.

 

Centro de Recursos para Propietarios

Escribe un comentario