¿Cómo es la situación tras la aprobación de la nueva ley de alquiler y qué cambios supone respecto a la anterior? Tanto si eres propietario como inquilino es importante que estés al tanto de todas estas novedades, debido a que suponen pequeños cambios en el contrato que podrían beneficiarte o perjudicarte.

En advancing, al ser una solución financiera para propietarios de pisos en alquiler, tenemos que estar informados de todas las modificaciones que pueda haber en la ley.

Nueva ley de alquiler: ¿Cuáles son los cambios?

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que data del 1994, ha sufrido numerosas reformas a lo largo de los años, adaptándose siempre a las necesidades económicas y sociales del país. La última fue la introducida el 18 de diciembre de 2018. Sin embargo, supuso un fiasco importante, debido a que el 22 de enero de 2019 fue derogada en el Congreso. ¿Qué supone esto?

La revisión aprobada a través de un Decreto Ley el 18 de diciembre de 2018 tenía como objetivo fortalecer los derechos del inquilino, ésta no consiguió salir adelante. Por lo que solo los contratos de alquiler realizados entre el 18 de diciembre de 2018 y el 22 de enero de 2019 están sujetos a este régimen especial.

A continuación te mostramos uno a uno cuáles son los cambios principales que se han llevado a cabo en la nueva  ley de alquileres, de la que solo se podrán beneficiar los inquilinos que hayan firmado los contratos entre el 18 de diciembre de 2018 y el 22 de enero de 2019.

Lista de cambios

  • Uno de los principales cambios tiene que ver con la duración mínima del contrato. La nueva regulación modificaba el plazo ampliándolo de 3 a 5 años o 7 si el arrendador es una persona jurídica.
  • En cuanto a la prórroga tácita, si ninguna de las partes notificaba su voluntad de renovar, se prorrogaba el contrato durante 3 años. Con la ley actual tan solo se prolongo 1 año
  • La nueva ley de arrendamiento también quería poner fin a los abusos en las fianzas, con un máximo de 2 mensualidades. Tras anularse la reforma, el propietario puede requerir a su inquilino el depósito que considere oportuno
  • En cuanto a los pisos turísticos, la nueva norma pretendía llevar a cabo una modificación de la Ley de Propiedad Horizontal, para que las comunidades de propietarios pudieran adoptar acuerdos si tres quinas partes estaban de acuerdo.
  • En lo que respecta a los desahucios, la nueva ley de alquiler propuso que si existían indicios de situación de vulnerabilidad comprobados, se podría posponer el desahucio uno o dos meses.
  • Por último, en materia de impuestos, la nueva ley de alquiler estipula la exención del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD) para las viviendas de uso estable y permanente. Así mismo, también incorpora cambios en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales y se añade la Ley de Haciendas Locales.

¿Y ahora qué?

Este régimen especial beneficia a las personas que hayan firmado los contratos entre el intervalo de fechas que te mencionamos, por lo que es una parte mínima de la población. La norma vigente actualmente es la ley de arrendamientos de 2013, de la cual hablamos en un post anterior del blog de Advancing. No obstante, no descartamos que pueda salir adelante en cualquier momento una reforma similar des de las elecciones del 28 de abril.

¿Qué opinas de la nueva ley de alquiler? ¿Cuál de las dos reformas consideras más justa?

 

Nueva llamada a la acción

Escribe un comentario