Alquiler

Seguro de impago de alquiler, ¿Quién lo debe contratar?

By 18 septiembre, 2019 noviembre 19th, 2019 No Comments

Cuando un propietario pone su piso en alquiler siempre existen ciertos riesgos. Vandalismo, retrasos en los pagos y, seguramente el más temido por el arrendador, el impago. Que el inquilino deje de pagar las rentas durante un periodo prolongado de tiempo puede suponer un perjuicio grave para el propietario del inmueble y, precisamente por ese motivo, a menudo es aconsejable la contratación de un seguro de impago.

A pesar de que el beneficiario de un seguro contra impago del alquiler siempre será el arrendador -ya que la póliza protege frente al riesgo de que el arrendatario no cumpla con su compromiso de pago-, el inquilino también puede beneficiarse de este tipo de seguro. Hay que tener en cuenta que la póliza de impago es una red de seguridad para el arrendador y, en caso de no existir, el propietario seguramente exigirá garantías adicionales como fianzas de varios meses o avales personales y/o bancarios. En caso de no poder hacer frente a estas exigencias, las posibilidades del arrendatario para acceder a una vivienda se reducen.

¿Quién debe pagar el seguro de impago?

Para contratar el seguro de impago, no obstante, la aseguradora también querrá asegurarse de que el riesgo que corre es asumible. Alguna de las exigencias más habituales de las compañías de seguros a los inquilinos son disponer de un contrato indefinido y que lleve en vigor más de 1 año, que la nómina -o sus ingresos mensuales si es autónomo- cubra una parte considerable del alquiler, entre otras.

En todo caso, el punto más conflictivo acerca del seguro de impago acostumbra a ser quién debe asumir el coste del mismo, ya que el seguro del alquiler puede contratarlo tanto el arrendador como el arrendatario. Una opción es que el inquilino sea el encargado de pagar la póliza. No obstante, esta puede ser una arma de doble filo ya que lo más seguro es que si el inquilino deja de pagar la renta del piso donde vive también haga lo propio con las cuotas del seguro. Otra alternativa, quizás la más lógica, es que el propietario pague el seguro y posteriormente prorratee el precio anual del mismo en las rentas mensuales que deberá pagar el arrendatario. De esta forma desaparece el riesgo de que el inquilino deje de pagar la póliza y se esfumen las coberturas anti-impagos.

Una alternativa al seguro de impago es Advancing. Nuestra solución financiera adelanta a los propietarios de inmuebles en situación de alquiler 1 año de las rentas y, además, asumimos cualquier eventual impago del inquilino. Si quieres saber más sobre nuestra solución de liquidez inmediata ponte en contacto con nosotros.

Nueva llamada a la acción

Leave a Reply