Recientemente se ha hablado mucho de una supuesta burbuja del alquiler en España. En Barcelona, por ejemplo, el repunte de los precios de las rentas en 2018 fue de un 7% respecto al año anterior y en los últimos 5 años el alza ha sido de un 40%. Sin embargo, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) sostiene que no nos encontramos frente a una burbuja del alquiler, sino que el incremento de los precios se debe a que la recuperación económica ha coincidido con un aumento de la demanda inmobiliaria.

No hay burbuja del alquiler y la situación es mejor que en el resto de Europa

Según el organismo, la tasa de asequibilidad, que hace referencia a la proporción de hogares que destinan más de un 40% de su renta disponible al pago de su vivienda, es del 10,2%. Este índice, según Funcas, es más favorable en España que en el resto de países europeos. A su vez, la tasa de privación severa de primera vivienda es del 1,7% mientras que en la Unión Europea es del 4,8%. Funcas descarta que fenómenos como los pisos turísticos y actores específicos del real estate como los grandes tenedores de vivienda estén provocando una burbuja del alquiler. Según la misma asociación, en estos momentos las empresas y fondos de inversión con grandes carteras de inmuebles tan solo representan el 5% del mercado de la vivienda.

A pesar de que no se puede hablar de una burbuja del alquiler generalizada, sí es cierto que en algunas zonas de España los alquileres siguen una tendencia claramente al alza. Tal y como repasábamos en un artículo del blog de Advancing, a principios de 2019 la zona de España con los alquileres más caros era la calle Serrano de Madrid, donde un inquilino paga 6.300 euros mensuales de media, lo que supone un incremento del 8,7% interanual respecto al mismo periodo de 2018.

 

Nueva llamada a la acción

Guillem

Guillem

Periodista especializado en emprendeduría y proptech

Escribe un comentario