Tener una gran cantidad de inmuebles no sirve de nada si no has tomado buenas fotografías. Nos encontramos en un sector donde actualmente hay más oferta que demanda, un buen reportaje de fotografía inmobiliaria te hará destacar por encima de toda la competencia. Te pongo un ejemplo:

Una persona que está buscando casa ve una gran cantidad de fotografías en muy pocos segundos, durante esos segundos el objetivo será que el cliente entre en el anuncio de nuestra vivienda, la clave de que esto suceda será la fotografía destacada. En este primer momento no va a importar ni el precio, ni la descripción, ni ningún otro factor. 

 

Fotografía inmobiliaria de la terraza de una casa

Uno de mis trabajos recientes de fotografía inmobiliaria profesional

Por eso mismo es de vital importancia realizar unas fotografías que saquen el máximo potencial a la casa que vendes. A continuación, os voy a dejar una serie de pasos que os ayudarán a realizar las mejores fotografías: 

Estudio previo de la propiedad

Lo primero es conocer el inmueble y saber si la competencia dispone también de dicho inmueble a la venta. Para eso será necesaria una primera visita con el propietario y una investigación de mercado.

1. Primera visita

Es necesario conocer el inmueble antes de realizar el reportaje. Por lo tanto, hay que concertar una cita con el cliente para ver su casa. Durante el transcurso de la visita, observaremos los puntos fuertes del inmueble y nosotros mismos iremos planificando las posibles fotografías de manera mental. 

2. Investigación de la competencia

Es importante conocer si el inmueble está también en la cartera de otras inmobiliarias. Podemos localizar el inmueble de dos maneras: preguntándole directamente al cliente o realizando una búsqueda en diversos portales. Una vez localicemos la propiedad miraremos el reportaje y nos fijaremos en qué tipo de fotografías han realizado. Tras haber realizado este análisis, el objetivo será mejorar las fotografías, puesto que debemos ofrecer el mejor servicio posible a nuestro cliente. A continuación, veremos cómo hacerlo.

Preparación del inmueble

Una vez hemos realizado la investigación previa pasamos a preparar el inmueble. Es recomendable ir con un compañero, así realizaréis el reportaje de forma más rápida y efectiva.

3. Cooperación del cliente

Es importante que el inmueble esté recogido y ordenado. Por muy buenas fotos que se hagan, si salen juguetes en medio del pasillo o ropa detrás de las puertas el reportaje no causará el mismo impacto. Por lo tanto, es importante recordar al cliente que deje el inmueble lo más recogido posible antes del reportaje.

4. Preparación del inmueble

Una vez nos encontremos en el inmueble, daremos por hecho que el propietario ha ordenado y recogido el inmueble. No obstante, nos aseguraremos de que esto sea así, revisaremos todas las estancias y si es necesario acabaremos de limpiar o recoger algún detalle que nuestro cliente haya descuidado.

Mientras recogemos y acabamos de preparar la vivienda intentaremos dejarla lo más despersonalizada posible, para que el posible comprador se pueda imaginar cómo quiere que será su futuro hogar.

5. Home staging

Como sabréis, mucha de las viviendas que se venden no cuentan con mobiliario moderno. Normalmente llevan toda la vida con los mismos muebles, la misma vajilla… Y su decoración normalmente suele ser pobre o poco elegante.

Esto se soluciona haciendo un poco de home staging. No es necesario hacer un rediseño completo de la casa, simplemente decoraremos los rincones más descuidados de la vivienda. Por ejemplo, añadiremos algunas plantas en los baños, algún cojín en el sofá, prepararemos un desayuno en la terraza…

Una buena idea sería tener un pack de home staging en tu inmobiliaria. Es decir, una caja para llevar a cada reportaje. Este pack debería contener los siguientes elementos:

  • Algunas plantas artificiales, grandes y pequeñas.
  • Serie de cojines neutros y originales.
  • Un set con dos o tres toallas para un baño.
  • Elementos decorativos (velas, figuras decorativas).
  • Un set con un par de tazas de café para preparar un desayuno.
  • Cualquier otro artículo que creas que te puede ayudar.

Hora de tomar las fotografías inmobiliarias

Una vez la vivienda esté preparada, es necesario que traces mentalmente la ruta que seguirás para hacer las fotografías. Por ejemplo, ¿Empezarás por la parte de arriba? ¿Empezarás por la parte de abajo?  ¿Por el jardín?

Es importante que sigas un orden, así cuando edites las fotografías ahorrarás mucho tiempo. Recordemos que antes hemos dicho que es recomendable ir con un compañero. Así pues, mientras uno realiza las fotografías, el otro puede ir recogiendo las zonas en las que habéis hecho home staging. Cuando finalicéis una estancia pasáis a la siguiente y así hasta finalizar.

6. Cámara

Evidentemente, tener una buena cámara sí importa. Sin duda no se toman las mismas fotografías desde un teléfono, aunque sea el último modelo de iPhone o de cualquier otra marca. Así pues, lo mejor es tener tu propia cámara réflex. Si no tienes una cámara réflex deberías pensar en comprar una, si es verdad que son caras también lo es que el salto de calidad visual que le das a tus reportajes es increíblemente mayor.

7. Trípode

Hay mil y una formas de que tu fotografía sea lo más nítida posible. Pero no nos compliquemos, si ya tenemos nuestra cámara réflex simplemente con un trípode nos bastará para conseguir una buena nitidez. Un trípode nos aportará consistencia, estabilidad y nitidez a la fotografía inmobiliaria.

8. ​Entorno

Una gran parte de agencias descuida el entorno de su fotografía inmobiliaria. Es importante que al finalizar el reportaje de la vivienda vayáis un paso más allá. Os recomiendo desplazaros a los alrededores y fotografiar la zona, es decir, algún parque, una zona deportiva, algunos servicios (autobús, centro médico, escuelas, etc).

Edición de las fotografías

​Si hemos seguido correctamente los pasos anteriores, tendremos unas fotografías de diez y solo nos faltará pulir algunos detalles.

9. Edición y orden

Transferiremos las fotografías al ordenador y empezaremos a retocar. Os recomiendo usar Photoshop y Ligthroom para editar las fotografías. Por 12€ al mes podréis optar a ambos programas. A la hora de editar, hay tres actuaciones principales que deberíamos llevar a cabo:

  • Asegurarnos de que todas las fotografías están rectas. Si no es así corregiremos el error.
  • Retocar al gusto. Jugaremos con el brillo, el contraste, la iluminación y poco más. Con eso será más que suficiente.
  • Ordenar las fotografías de tal manera que sigan un recorrido coherente de la casa.
Foto terraza antes de editar imagen

Antes de la edición fotográfica

 

Foto terraza después de editar imagen

Después de la edición fotográfica

10. Marca de agua

​Al finalizar todo el proceso de edición de la fotografía inmobiliaria debéis insertar la marca de agua en vuestras fotografías. Procurad que la marca de agua no sea la protagonista de la foto, simplemente queremos que no puedan usar nuestra fotografía y que el logo de la empresa esté presente.

Espero que os sirva de ayuda para vuestros futuros reportajes de fotografía inmobiliaria. Si quieres más consejos sobre imagen inmobiliaria no dudes en seguir mi cuenta de Instagram.

Conviértete en partner

Ivan Gomariz

Ivan Gomariz

Experto en fotografía e imagen inmobiliaria. Puedes seguirme en la cuenta de Instagram @imageninmobiliaria_

Escribe un comentario