Las consecuencias del coronavirus serán muy duras para la economía y se cebará especialmente con algunos sectores en concreto. En estos inicios de la crisis, algunas de las actividades que están saliendo peor paradas son la restauración y los hoteles, que han tenido que parar en seco, mientras que otras como la alimentación y la gran distribución han conseguido capear el temporal gracias a ser consideradas un servicio esencial. Otros de los negocios que están sufriendo mucho estos compases iniciales de la crisis son las agencias inmobiliarias, ya que se han visto obligadas a cerrar las oficinas y se han restringido las visitas presenciales a las viviendas.

Para todas estas empresas en apuros, el gobierno ha lanzado una línea de avales a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) con el objetivo de facilitar que los autónomos y pymes tengan acceso a financiación. La mayoría de agencias inmobiliarias cumplen con este perfil y, por tanto, pueden acceder a estas ayudas. Estos son algunos de los aspectos clave a tener en cuenta a la hora de solicitar un crédito avalado por el ICO.

¿Dónde se pueden solicitar?

Conviene recordar que el préstamo lo concede o lo deniegan los bancos y que el ICO tan solo lo avala. Es por ello que para solicitar el crédito se debe acudir a la entidad financiera habitual.

Plazos para solicitar la ayuda del ICO

El plazo para acceder a estas ayudas comenzó el pasado 18 de marzo y, en estos momentos, está previsto que finalice el 30 de septiembre, aunque dependiendo de cómo se desarrolle la situación cabe la posibilidad de que se extienda.

Principales requisitos para obtener el aval

Los avales están disponibles para cualquier pyme, independientemente de la actividad que desempeñe. No obstante, hay ciertos requisitos:

  • Estar al corriente de los pagos. La referencia para comprobar el historial de pagos y de morosidad del solicitante del crédito es la CIRBE
  • Que la empresa no se encontrara en un procedimiento concursal antes del 17 de marzo.

Hay que tener en cuenta que la ayuda pública tan solo implica el aval, por lo que el tipo de interés del préstamo se deberá negociar con el banco. En los últimos días se ha publicado en los medios que la mayoría de pequeñas y medianas empresas están obteniendo la financiación con aval público a un interés que, en la mayoría de los casos, oscila entre 1,5% y el 2,5%.

¿Hay un máximo de dinero que se puede solicitar?

Sí. En el caso de las pymes, y por tanto de la mayoría de agencias inmobiliarias, son 1,5 millones de euros. Este monto puede solicitarse en diversas operaciones tanto de novación como de nuevos préstamos.

¿A qué se puede dedicar el dinero del crédito ICO?

El dinero debe destinarse, como es obvio, a paliar los efectos económicos dañinos de la emergencia provocada por el Covid. En el caso de una inmobiliaria, por ejemplo, se prevé que las compañías utilicen el dinero de los créditos para pagar las facturas de proveedores, las rentas del alquiler de los locales, las cotizaciones sociales de los trabajadores y los sueldos de aquellos empleados por los que no se haya tramitado un erte o cubrir los vencimientos de otros préstamos. Por el contrario, está expresamente prohibido que el capital obtenido con el aval del ICO se utilice para unificar y reestructurar préstamos existentes o la cancelación o amortización de créditos anteriores.

¿Cuánto avala el ICO?

En el caso de las pymes, el aval público es del 80%, tanto en las nuevas operaciones como en las renovaciones de crédito. En el caso de las grandes empresas, el aval se sitúa en el 70% para los nuevos créditos y el 60% en las novaciones. El plazo máximo de la garantía pública y de las operaciones que avala son 5 años.

Malas praxis bancarias con los préstamos avalados

Aunque, según la normativa aprobada por el Gobierno, “las entidades no pueden condicionar la concesión del préstamo a la contratación por parte del solicitante de otros productos”, se han detectado algunas malas praxis por parte de las financieras. Determinadas asociaciones de pymes han denunciado que los bancos han aprovechado la situación para “la venta cruzada de sus productos” y también destaca que algunas entidades están exigiendo intereses abusivos teniendo en cuenta que el Estado, a través del ICO, avala el 80% de todos los créditos concedidos.

 

Nueva llamada a la acción

Guillem Tapia

Guillem Tapia

Periodista especializado en emprendeduría y proptech

Escribe un comentario