Alquiler

Aumentan los conflictos entre propietarios e inquilinos

By 21 marzo, 2019 julio 23rd, 2019 No Comments

Arrendar una vivienda puede generar conflictos entre propietarios e inquilinos. Recientemente La Vanguardia publicaba un artículo en el que se repasa uno de estos casos acontecido en uno de los barrios de moda de Barcelona, el Gòtic. Tal y como ha sucedido y sigue sucediendo en muchas otras zonas de la capital catalana, los propietarios de edificios -en los cuales en muchas ocasiones viven inquilinos que llevan décadas establecidos en esas viviendas- se ven tentados de vender sus inmuebles a inversores de real state que ofrecen sumas muy grandes de dinero.

Lamentablemente, los conflictos entre inquilinos y propietarios son habituales. Desde Advancing eliminamos cualquier confrontación que se pudiera producir entre arrendadores y arrendatarios. Nuestro servicio adelanta a los propietarios 12 mensualidades de las rentas en un solo pago y, además, elimina cualquier riesgo de eventual impago. Si quieres más información ponte en contacto con nosotros.

El caso del número 10 del pasaje de la Pau

El caso que relata La Vanguardia tiene lugar en el número 10 del pasaje de la Pau. La situación es la siguiente: el propietario del edificio ha recibido una oferta irrechazable de un grupo de inversores con la condición sin e qua non de que se resuelvan todos los contratos de alquiler de los vecinos y el inmueble se quede vacío. La consecuencia de esto es que todos los inquilinos del edificio -excepto un par que tienen contratos indefinidos- tienen sobre sus cabezas la espada de Damocles. Esto significa que la inmensa mayoría de los arrendatarios tendrán verán como se extinguen sus contratos en un periodo de entre 1 y 3 años.

Según se explica en el artículo del diario, el edificio del número 10 del pasaje de la Pau dispone de pisos de unos 100 metros cuadrados por el que la mayoría inquilinos pagan alrededor de 900 euros. El plan de los inversores que han comprado el edificio pasan por rehabilitar el edificio y actualizar los alquileres a un precio de mercado que rondaría entre los 1.300 y los 1.500 euros.

Una situación que se repite

En cualquier caso, los conflictos entre propietarios e inquilinos son habituales. La situación en este edificio del Gòtic que ha destapado La Vanguardia no es ni mucho menos excepcional en Barcelona y viene de lejos. A finales de 2017, por ejemplo, el Ayuntamiento de Barcelona compró tres bloques de pisos en la calle Lancaster del Raval para evitar que un grupo inversor comprara el edificio y resolviera los contratos del alquiler de los inquilinos.

 

Leave a Reply